Situación de vivienda en México

En Latinoamérica y el Caribe:

  • 3 de cada 10 personas carecen de vivienda adecuada.
  • La mayoría de las familias construyen progresivamente y con limitado apoyo institucional.
  • La construcción se realiza poco a poco y acorde a las capacidades de la población.
  • El acceso a fuentes de financiamiento formal es limitado y si lo tiene, son créditos de largo plazo y con múltiples requisitos difíciles de alcanzar.
  • Los programas de microfinanciamiento para la vivienda son limitados y no cumplen, en la mayoría de los casos, con las necesidades de financiamiento para este tipo de soluciones.

En México:

  • Tenemos un déficit de 16.5 millones de viviendas.
  • 9 millones de estas viviendas requieren de una ampliación, mejora o reemplazo de materiales.
  • 45% de las personas que viven en estas casas requieren de una vivienda completa o de mejoras sustanciales.
  • Mas del 60% de la población construye su vivienda por procesos de autoproducción, es decir, bajo control de las mismas familias.
  • La mitad de quienes viven en localidades rurales presenta carencias por acceso a servicios básicos en la vivienda.

Fuente:

1/ Sistema nacional de información e indicadores de la vivienda (SNIIV 2.0) – Comisión nacional de vivienda (CONAVI, 2015)

2/ CIDOC, A.C, Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), “Informe “estado actual de la vivienda en México al 2015”, México, nov. 2015.

3/ Secretaría de Gobernación, “Programa nacional de vivienda 2014 – 2018”, tomado del diario oficial de la federación (DOF) México, abril de 2014

4,5,6 / CONEVAL, “Estudio diagnóstico de vivienda digna y decorosa 2018”, octubre 2018

¿Cómo construyen las familias de escasos recursos en México?

Las familias ubicadas en la base de la pirámide construyen de manera progresiva, es decir, de manera modular. Avanzan según sus necesidades y posibilidades financieras, con poca participación de especialistas de la construcción y compras al menudeo. Lo anterior trae como consecuencia altos costos en la construcción, un desperdicio de los materiales y una construcción inadecuada, debido al poco asesoramiento para potencializar sus recursos. En este sentido, la familia se enfrenta a un proceso lento en la construcción y consolidación de su vivienda.

Empoderemos juntos a las familias mexicanas. ¡Únete!